Las cosas que me han flipado – parte II

El otro día os conté cosas que me fliparon de España, y hay más cosas que me han flipado. Así que hoy os cuento la segunda parte.

1. El lavabo está sucio y frío en invierno

Lavabo de Japón

En Japón normalmente tenemos los lavabos muy limpios y a demás algunos lavabos tienen unos botones que, por ejemplo, cuando hace frío calientan el asiento o hacen que salga agua para lavarte e incluso hacen sonar el canto de pájaros como si estuvieras en el bosque.

En cambio en España hay algunos sitios con los lavabos muy sucios. La primera vez que fui a una discoteca, quería vomitar y fui al lavabo pero estaba tan sucio que no pude ni siquiera vomitar y acabé haciéndolo fuera de la discoteca. La verdad es que nunca había visto un lavabo tan sucio… Me flipó.

En realidad no necesito tantos botones como en los lavabos japoneses pero me gustaría, por lo menos, tener un lavabo que se caliente en invierno.

2. La familia es muy importante

En todo el mundo la familia es importante y para los japoneses también. Pero en Japón hay mucha gente que piensa primero en su trabajo, el trabajo es más importante que su familia, por eso muchas familias tienen problemas de convivencia… Otra cosa es que muchos japoneses viven solos y no visitan a su familia por exceso de trabajo o por pereza, especialmente los jóvenes.

En cambio en España, veo que mucha gente piensa antes en su familia que en su trabajo. Yo creo que debe de ser así, como se hace en España, la navidad por ejemplo es un día para estar con la familia, comen todos juntos y se dan los regalos. Pero en Japón no se come en familia porque la Navidad es un día para los novios, se compran regalos para la pareja y cenan juntos y si no tienen pareja quedan con sus amigos para celebrar la Navidad.

Por estas cosas pienso que los españoles pasan muchos días junto a sus familias y me parece muy bien. Yo espero que algún día los japoneses también pasen más tiempos con sus familias.

3. Hay muchos perros en Barcelona

Cuando vine aquí noté que había muchos perros, fuera donde fuera los veía en la calle pero como vivo en Barcelona pensé que a lo mejor están solo aquí. Y también hay mucha gente que pasea cada día con su perro varias veces al día. Por eso creo que veo muchos perros. También yo creo que a la gente de aquí le gustan mucho los perros. En Japón también hay algunas personas que tienen perro pero como no tienen tiempo, sacan a sus perros solo una vez al día… Por eso puede que no haya visto a tantos perros como aquí.

Veo que hay muchas cacas de perro en la calle, hay gente que no las recoge y eso no me parece bien, si tienes perro deberías recogerlas!

4. Fumar marihuana es LEGAL en España

La marihuana es una droga y fumarla es ilegal en Japón así que en general los japoneses no consumen drogas, hay pocos consumidores y están muy mal vistos, nunca he conocido nadie que se hubiera drogado en Japón. Pero en cambio, aquí mucha gente fuma marihuana o hachís además de otras drogas. Comparado con Japón es un Pais en el que es muy fácil conseguir droga.

Yo nunca he fumado tabaco ni marihuana así que la verdad es que no me interesa pero al llegar aquí y ver que para los españoles era normal fumarse un porro… Flipé. Pero vivo aquí ya estoy acostumbrada a ver a la gente fumándola, así que no pienso tan mal como antes. Pero yo no fumaré nunca.

5. Todos nombres tienen santos

Cada uno de los nombres españoles tiene un santo. En el día de su santo se regalan algo como en sus cumpleaños, así que para mi, los españoles tienen dos días de cumpleaños cada año.

En Japón no hay un día para cada uno de los nombres, pero los nombres tienen significados. El Japonés tiene tres abecedarios: Hiragana, Katakana y Kanji. Por ejemplo yo me llamo Yu, «Yu» escrito en Hiragana es: «ゆう«, en Katakana es: «ユウ«, y su Kanji es: ««. Los nombres japoneses tienen Kanjis y cada uno de ellos tiene varios significados. el Kanji de mi nombre significa: persona amable y excelente. Los japoneses cuando tienen hijos les ponen un nombre pensando en los Kanjis que tienen significados buenos.

Espero que os guste este capítulo, otro día seguiré explicando más cosas que me han flipado.


Deja un comentario